La Television Educativa

La Television Educativa

¿Qué es La Televisión Educativa?
En estricto sentido, la televisión que educa... pero ¿qué es educar? La Televisión Educativa. A este respecto podríamos hacer una profunda disertación filosófica, pero consideramos más útil identificar algunas características que distinguen a la televisión educativa de otros tipos de televisión:



• Es generada por instituciones educativas y es pieza integrante de un modelo pedagógico.
• Se emplea como una herramienta en el proceso enseñanza-aprendizaje.
• Está dirigida a públicos identificados por niveles y modalidades académicas que van desde el preescolar hasta el postgrado y por perfiles que distinguen entre docente y alumno, o bien a otros ámbitos de educación no formal como la capacitación.
• Generalmente se distribuye por sistemas de acceso restringido vía satélite (como la Red Edusat) o por cable, videoconferencias, videocasetes y aplicaciones multimedia, aunque algunas de sus producciones llegan también a sistemas de televisión abierta.
¿Cuántos tipos de televisión existen?



Hay una sola televisión, como medio de comunicación masiva, pero con muy diferentes fines en su programación: entretener, informar, educar, etcétera. La Televisión Educativa. A partir de tales distinciones, existen diversas clasificaciones de tipos y géneros televisivos, que no es el caso detallar en este espacio. Baste distinguir, para nuestros fines, tres tipos de televisión:



• Comercial.- Su fin principal es el consumo, por lo que mide sus alcances
con base en el rating.
• Cultural.- Está diseñada para públicos amplios
y su finalidad principal es de divulgación de las artes y las ciencias.
Por ser de acceso abierto, participa también de las dinámicas
del rating.
• Educativa.- Se dirige a públicos específicos y es concebida
como parte integrante de un modelo pedagógico. Es una herramienta que
enriquece el proceso de enseñanza-aprendizaje.



Entonces... ¿las televisiones comercial y cultural no educan? La gente no sólo se forma en esquemas escolarizados. La televisión ocupa un espacio muy importante en los hogares contemporáneos (95% de los hogares urbanos mexicanos cuentan con televisión). La Televisión Educativa. Todas las opciones televisivas forman a los receptores, desde muy temprana edad, aunque no necesariamente los educan con propósitos de aprendizaje predeterminados. La televisión y otros medios masivos, desempeñan un importante papel en la configuración de la idea del mundo que cada uno posee para normar y orientar su ser y estar entre los semejantes.



La televisión constituye, por su lenguaje, por su naturaleza, por la forma en que se adentra en los espacios más íntimos, un proyecto pedagógico y cada programa televisivo tiene detrás de sí, intencionalmente o no, una concepción del mundo y una propuesta del hombre.¿Más al respecto? Consulta los artículos Formación y educación en el espacio audiovisual y Los niños, los medios, la televisión.



¿Por qué y para qué hacer televisión educativa?
• La primera razón ha sido facilitar el acceso a la educación para todos los mexicanos. La Televisión Educativa. La señal de televisión educativa distribuida vía satélite a través de la Red Edusat, llega hasta los rincones más apartados de nuestro país.
• La televisión enriquece la experiencia del aprendizaje, haciéndolo
más ameno y ágil.
• El atractivo de las imágenes en movimiento aunadas al sonido, hace más impactante el aprendizaje, no sólo facilitando procesos como la retención, sino permitiendo que se desarrollen aptitudes para otro tipo de lectura: la lectura de la imagen.
• La televisión educativa es una herramienta más para el docente, que facilita y hace más grata su labor.



Mitos acerca de la televisión educativa
La televisión comparte con otros medios electrónicos, como la internet, una imagen cargada de mitos que sobrevaloran sus posibilidades y de resistencias que disminuyen sus resultados o los rodean de un halo de negatividad... sin embargo, nosotros creemos que las tecnologías no son buenas ni malas, sino que están a nuestro servicio, por lo que consideramos útil y necesario desterrar algunos de estos mitos.



La televisión educativa sustituye al maestro.
FALSO. La Televisión Educativa. El audiovisual dentro y fuera del salón de clases ropicia cambios en el papel del docente: de transmisor de conocimientos, pasa a ser mediador, de conductor a animador, de enseñante a formador. El maestro sigue jugando un rol esencial en el proceso enseñanza-aprendizaje, pues los medios en el aula continúan supeditados a sus estrategias, siendo la televisión uno más, que lejos de sustituirlo, constituye un apoyo importante, cuyo valor depende en gran medida de la creatividad con que se utilice.



La televisión educativa acaba con la lectura.
FALSO. La lectura no termina con la televisión, sino que se enriquece y adquiere una nueva dimensión. En la era de los medios, las lecturas son variadas y complementarias: leemos libros, videos, televisión, cine, discos, textos, gráficas, videojuegos, productos multimedia, páginas de internet. Hoy día, la información está disponible en diversos soportes, lo que hace necesaria una multiplicidad de lecturas, que a su vez requiere, además de las competencias lingüísticas, competencias comunicativas que nos permitan comprender el sentido de las imágenes y sus articulaciones con la lengua y el sonido en variados contextos discursivos y culturales.



La televisión educativa requiere avanzadas destrezas técnicas FALSO. La Televisión Educativa. Si bien es cierto que es complejo el funcionamiento de la tecnología
requerida para la transmisión y recepción de la televisión educativa, también es cierto que existe por parte de la Red Edusat un importante aparato de asistencia técnica que facilita la operación del sistema y que brinda apoyo permanente a todos los usuarios.
Las máquinas sustituyen a las personas



FALSO. Antes y después de las máquinas, atrás y enfrente de las pantallas, se encuentra el ser humano y su herencia de conocimientos que tantas generaciones antecedentes han producido y que generaciones posteriores seguirán construyendo a partir de nuestro hacer; la tecnología sin ellos no deja de ser sólo eso, tecnología.



La televisión es para receptores pasivos CUESTIONABLE. "Recientemente estudios empíricos han cuestionado la idea del receptor pasivo, sugiriendo distintos tipos de esfuerzos cognoscitivos que los niños como receptores de la televisión realizan, en suma,
puede hablarse de un triple esfuerzo: atención-percepción, asimilación-comprensión y apropiación-significación, aunque no siempre esta secuencia se presente de la misma manera... (ni) estos esfuerzos cognoscitivos tengan que seguir una secuencia lineal" (Guillermo Orozco citado en "Los niños, los medios, la televisión").


Artículo de La Television Educativa por Portal de la Sep.
5 estrellas - basado en 8000 reviews