Pensar como un Genio

Pensar como un Genio

“Incluso si no es un genio, puede usted usar las mismas estrategias
que Aristóteles y Einstein para controlar el poder de su mente creativa y manejar
mejor su futuro”.

Las siguientes ocho estrategias le animan a pensar productivamente,
antes que reproductivamente, en orden a llegar a la solución de problemas. Pensar como un Genio.

“Estas estrategias son comunes a los estilos de pensamiento
de genios creativos en ciencia, arte e industria, a través de la historia”.


  1. Mire a los problemas de muchos modos diferentes, y halle
    nuevas perspectivas que nadie antes ha adoptado (¡o nadie ha publicado!)



Leonardo da Vinci pensaba que, para ganar conocimiento acerca
de la forma de un problema, se comienza por aprender a reestructurarlo de
muchos modos diferentes. Pensar como un Genio. Creía que el primer modo en que contemplaba un problema
era muy parcial. A menudo, el problema mismo es reconstruido y se convierte
en uno nuevo.



  1. ¡Visualice!



Cuando Einstein pensaba sobre un problema, siempre hallaba
necesario formular la cuestión de tantos modos diferentes como fuera posible,
incluyendo el uso de diagramas.

Visualizaba soluciones, y creía que palabras y números como
tales no jugaban un rol significativo en su proceso de pensamiento.



  1. ¡Produzca! Una característica distintiva del genio es
    la productividad.



Thomas Edison registro 1.093 patentes. Garantizó la productividad
brindando para si y para sus asistentes ideas valiosas. En un estudio de 2.036
científicos a través de la historia, Dean Keith Simonton, de la Universidad
de California, en Davis, hallo que la mayoría de los más respetados científicos
habían producido no sólo grandes obras, sino también muchas “malas”. Pensar como un Genio. No temieron
fallar o producir mediocremente en orden a llegar a la excelencia.



  1. Haga nuevas combinaciones. Combine y recombine ideas,
    imágenes, y pensamientos en diferentes modos, no importa cuan incongruentes
    o insólitos sean.



Las leyes de la herencia sobre las cuales está basada la moderna
ciencia de la genética, provienen del monje austriaco Gregorio Mendel, quien
combinó matemáticas y biología para crear una nueva ciencia.



  1. Relacione; haga conexiones entre diferentes temas.



Da Vinci relacionó el sonido de una campana con una piedra
cayendo al agua. Esto le permitió establecer la conexión de que el sonido
viaja a través de ondas.

Samuel Morse inventó las estaciones de relevo para las señales
telegráficas cuando observó los puestos de relevo para caballos.



  1. Piense en los opuestos.



El físico Niels Bohr creyó que, si uno mantiene los opuestos
juntos, y luego suspende el pensamiento, nuestra mente se translada a un nuevo
nivel. Esto le permitió imaginar la luz a la vez como partícula y onda, llevándolo
a su concepción del Principio de Complementariedad. Suspender el pensamiento
(lógico) puede permitir a su mente crear una nueva forma.



  1. Piense metafóricamente.



Aristóteles consideró a la metáfora como un signo del genio,
y creyó que el individuo que poseía la capacidad de percibir parecidos entre
dos áreas separadas de la realidad y relacionarlas conjuntamente, era una
persona de talento peculiar.



  1. Prepárese a si mismo para una oportunidad.



Toda vez que intentamos hacer algo y fallamos, terminamos
haciendo algo más. Este es el primer “principio del accidente creativo”. El
fracaso puede ser productivo sólo si nosotros no lo consideramos como un resultado
improductivo. Pensar como un Genio. En lugar de ello: analice el proceso, sus partes, y cómo puede
cambiarlas para arribar a otros resultados. No se pregunte “¿Por qué he fallado?”
sino, más bien “¿Què he hecho?”.


Artículo de Pensar como un Genio por Traducción de Daniel H.P. Borocci (Prof.), Allen, Argentina.
5 estrellas - basado en 8000 reviews